La leyenda del Golem y su poder astral

Publicado por comunicados el
La leyenda del Golem y su poder astral

La leyenda del Golem está fatalmente relacionada con un lugar del espíritu que también es un lugar real, que es inusual y, por lo tanto, tanto más fascinante: la ciudad de Praga, o más bien el gueto y la Sinagoga Vieja-Nueva que caracterizan a la República Checa. capital como uno de los centros más demoníacos de Europa.

Golem en hebreo significa terrón de tierra, materia amorfa y sin vida: en el Salmo 139 indica un bulto informe, un trozo de arcilla. Podríamos decir materia en estado puro, pasivo, sin aliento vital.

Poder del Golem

Así como el Dios judío forja al primer hombre, Adam Qadmon, con el polvo al que está destinado a regresar, un rabino creará un hombre artificial, un hombre de barro, un hombre sin alma que sirva servilmente a su amo. El monstruo del profesor Frankenstein, en definitiva, subespecie judía. Y, como en el cuento de Shelley, también en la leyenda del Golem el sirviente se rebela contra el amo para volver última y cíclicamente a la tierra de donde viene. El Golem es sin duda el símbolo viviente más famoso de la Cábala y, como símbolo, ha adquirido los significados más diversos y controvertidos. Para hacer un golem, primero hay que purificarse.

No hay simbolismo esotérico ni siquiera ascético que no insista en este punto fundamental: la verdad no se concede a los impuros, mucho menos a los esclavos de la materia, ya que para dominar a estos últimos se debe haber alcanzado un nivel superior de dominación de sí mismo. Una marioneta se mezcla entonces con tierra virgen, la gira varias veces, recitando las letras cabalísticas del tetragrammaton.

El poder esoterico de Golem es de mucha importancia para Alicia Collado y sus rituales.

Escribe la palabra Emet en su frente

El poder de la Palabra de hecho (de la Palabra, diríamos los cristianos acostumbrados al Evangelio de Juan) es el poder de la Mente, y el poder de la Mente sólo puedeexpresarse a través del lenguaje racional: pero mientras que para los antiguos griegos esto conducía a una confianza casi religiosa en la capacidad del lenguaje para descifrar los misterios de la naturaleza, para la mentalidad y, me atrevo a decir, para el espíritu judío, tal confianza revela al mismo tiempo la poder del hombre para crear copias de sí mismo, con todos los peligros y tentaciones que ello conlleva inevitablemente.

Pero volvamos a nosotros, o más bien al rabino Löw, matemático, físico, astrónomo y erudito inalcanzable que en febrero de 1592 encontró audiencia incluso con Rodolfo II, que también era aficionado a los estudios esotéricos o iniciáticos. Parece que Löw ha evocado ante el emperador y su corte las sombras de los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob y sus doce hijos.

Así que el “otro” mundo no era un mundo secreto para este extraño Fausto judío. En la novela El golem del vienés Gustav Meyrink, publicada durante la Gran Guerra, se dice que el rabino había inventado el homúnculo “para ayudarlo a tocar las campanas de la sinagoga”. En los estudiosos (o entusiastas, si se prefiere) de las disciplinas esotéricas, tal reticencia o ingenuidad no son infrecuentes, y me parece que solo delatan su temor de que algunas verdades puedan ser mal entendidas.