La reducción de mamas, un problema que no aqueja solo a mujeres

Publicado por comunicados el
La reducción de mamas, un problema que no aqueja solo a mujeres

Las cirugías plásticas hicieron su aparición en este mundo como una especie de mejora del cuerpo y aspecto físico para quien lo crea conveniente, y hasta cierto punto esta apreciación resulta muy cierta, ya que por lo general, este tipo de intervenciones son asociadas con la búsqueda de la belleza estética, o por el hecho de brindar mayor autoconfianza a la persona para sentirse mejor consigo mismo.

Sin embargo, este no es su único propósito, ya que las intervenciones quirúrgicas con fines reconstructivas o reparadoras, por solo nombrar algunas tienen por objeto la corrección y mejora de anormalidades, ya sean de origen congénito, adquirido, traumatismo, infecciones, lesiones, tumoral o involutiva que exijan la reparación o reposición de la forma corporal y su función.

Pensando desde esta perspectiva, la cirugía de reducción de pecho o conocida en términos médicos como mamoplastia de reducción, se enmarca en esta área de proporcionar a quienes los requieran una alternativa totalmente probada y de garantías para dar solución a esta problemática que aqueja a muchas mujeres, la cual dificulta su libre desenvolvimiento.

A pesar que la cirugía de aumento de seno sigue siendo una de las más demandantes, su contraparte, es decir, la de reducción de mamas, cada vez suele ser más empleada al suponer que una elección una necesidad esencial para llevar a cabo una vida en total normalidad.

Esta cirugía, al igual que muchas otras, se trata de una intervención quirúrgica enmarcada en la eliminación del exceso de grasa y piel alojada en las mamas, del mismo modo, que el tejido glandular, con la finalidad de reducir el tamaño de los senos proporcionándoles un mejor aspecto y adecuándolo en cuanto a la proporción del cuerpo, además de disminuir las dolencias causadas por unos pechos exageradamente grandes.

Para el procedimiento, se requiere de un ingreso hospitalario que ronde entre las 24 y 48 horas, y durante el mismo la aplicación de anestesia más sedación hará que el tiempo de recuperación luego de la operación se reduzca, así como los riesgos habituales de la cirugía.

En plena operación, se procede a remodelar la forma del seno, en tamaño y altura para darle el aspecto que corresponda, dependiendo del cuerpo, realizando incisiones alrededor de las areolas, con una extensión vertical bien marcada hacia abajo que supera los 7 cm. Las cicatrices realizadas por el bisturí desaparecen al cabo de un tiempo considerable.

La clínica Noval, es un centro medicinal enfocado en cirugía plástica y medicina estética, entre las que se encuentra, la reducción de pecho con el objetivo no solo de reducir la cantidad de grasa alojada en las mamas, sino en reposicionar y mantener está zona firme y elevada.

Reducción de pecho en hombres

Aunque parezca difícil de creer el caso de la reducción de pecho en hombres es una realidad, en esta situación, la dolencia es probable que hiciera su aparición durante la adolescencia producto de un problema renal o de tiroides.

Del mismo modo, es posible su aparición se deba a la presencia de un tumor en la cápsula suprarrenal o en el testículo, entendiendo que ambos hacen que se forme la base de los pechos hinchados. En caso de suceder esto, no se recomienda cirugía para su eliminación, sino otro tipo de tratamiento alternativo.

La llamada ginecomastia, conocida popularmente como el crecimiento de senos en un hombre, está ocurriendo cada vez más frecuencia, sobretodo en hombres mayores de 35 años. Para este caso, es simplemente un procedimiento para quemar grasa, ya que el pecho masculino es un área que puede tratarse de igual manera que el femenino.

Del lado masculino, la operación de reducción de pechos se lleva a cabo únicamente y exclusivamente con sedación. A través de los avances en las técnicas de sedación y anestésicas, es común ver que cada vez más intervenciones de este tipo se realicen de esta manera sin exponerse a los efectos secundarios de una anestesia, tal cual como solía ocurrir en tiempos pasados.

Apoyados en la efectividad anestésica del momento, sólo será necesario utilizar una forma suave de sedación, ya sea la usada normalmente o de manera intravenosa. Por medio dela sedación, se permite que la cirugía sea más segura y brinde más confianza al paciente al momento de tomar la decisión.

Tras el proceso operatorio y una vez pasadas un par de horas de la misma, se garantiza por el tipo de cirugía que el paciente se encuentre en perfecto estado, y no se vea expuesto a sufrir los efectos secundarios de una anestesia convencional.